Archive for the 'Spanish' Category

Los Muleños dibujan su plaza

Ya ha empezado en Mula el proceso de consulta pública para el diseño de la Glorieta Juan Carlos I. Entre los días 21 y 22 de Diciembre en el Ayuntamiento los ciudadanos podrán proponer su propio diseño de la plaza utilizando un programa informático  basado en el algoritmo de Voronoi.

Cada persona podrá modelar la plaza siguiendo su propia percepción del espacio, creando recorridos y nuevos espacios para actividades destinadas a la ciudadanía.

La consulta pública quiere ser un instrumento de discusión e implicación en el diseño de la propia ciudad, siendo los Muleños los más expertos sobre las necesidades de los espacios públicos de su ciudad.

Podéis dejar cualquier comentario sobre la consulta pública aquí abajo:  

Deja un comentario

Leer los comentarios

ESC

Espacios Ambiguos 00

Solo creyendo apasionadamente en algo que todavía no existe, lo creamos. Lo no existente es todo lo que no hemos deseado suficientemente.
Franz Kafka

Fragmentos de distintas realidades urbanas. 

1.Aislamiento selectivo ( Davidson Rafailidis)

 Elemento diferenciador dentro de un gran recipiente.   La ciudad dentro de la ciudad. La casa dentro de la casa. Mi espacio dentro del espacio. Una ventana basta como núcleo de conexión, como vínculo entre esta frontera difusa. 

2.Elementos Pop up  (Momiya Pascal Grasso)  

Fragmentos de ciudad que se ven reconvertidos, re usados desde una franja en la que el tiempo adquiere una vital importancia. Temporalidad,  oportunidad, el no permanecer, hace  que el efecto novedad venga contagiado. Ponga un pop up en su vida, restaurantes, tiendas, exposiciones permanecen como reciclaje de espacios que tal vez no fueron pensado para ellos, pero que por ese tiempo se “adaptan” a estas nuevas circunstancias inventadas. Ciudad, regeneración y anomalías. Espacios en cinta de actividad.

3. Acumulaciones/Convivencias/ interferencias  (Atelier Fleu) 

 La superposición de estratos dentro de una misma realidad. Fragmentos que pasan inadvertidos que ayudan a una revitalización. El cambio sin olvidar lo existente. Pasado presente formando parte de una misma realidad.

4. Sie(n)te  diferencias. La ciudad animada.

 Actuaciones puntuales como puntos de deriva dentro de un ente. Superposicion de tiempo, escalas, gente. El mercado urbano. ¿Qué tiene usted que ofrecerme hoy? Me vendo a la mejor oferta. 

C Castro

Londres 2009

Una conversación con Andrés Jaque. Sobre la importancia del mando de la tele y otras pequeñas cosas.

 

Click here for the English version

diagrama-rolling-by-andres-jaque-arquitectos-m

Entre cajas y después de una  mudanza contactamos con Andrés Jaque, arquitecto que dirige en Madrid dos oficinas de arquitectura de corte  y modos de trabajar distintos. Oficinas en las que se tratan temas de diferente naturaleza,  profundizando e investigando los procesos sociales que se producen en la cotidianeidad del día a día …

Andrés, tú estás a cargo de  dos estudios  en Madrid. Nos puedes explicar cómo están organizados, cuanta gente trabaja contigo y como se relacionan e  interactúan entre ellos.

Si, efectivamente son dos oficinas, una es Andrés Jaque Arquitectos y otra la Oficina de Innovación Política. Con los mismos intereses y objetivos compartidos pero con estrategias de socialización especializadas y muy diferentes.

La principal diferencia es que en la Oficina de Innovación Política maximizamos el riesgo, esto significa que trabajamos intentando  explotar al máximo aquellos aspectos que son más inciertos de lo que podemos detectar de la actualidad y está, por supuesto,  comprometida con  entender la arquitectura como una actividad política, no ideológica, sino política como reflexión sobre todos  los procesos a través de los cuales la gente, manteniendo las disputas abiertas, puede convivir y con ciertas garantías. Garantías como un reparto de la representación pública que tienda a la equidad, la durabilidad de los pactos o la transparencia de los marcos legales.  

La segunda oficina es Andrés Jaque Arquitectos; es una oficina de arquitectura que desarrolla proyectos específicos:  propuestas de concursos, encargos públicos y privados. En este caso tenemos que avalar que el riesgo está controlado y que las cosas que estamos proponiendo tienen muchas expectativas de resultar exitosas.

Esa es la principal diferencia. Luego, en términos organizativos, también son completamente diferentes. La oficina Andrés Jaque Arquitectos funciona como un estudio más o menos convencional. Hay ahora mismo 6 personas que trabajan en ella, y hay también una red de colaboradores externos, de consultores, de socios, que no son solamente los típicos colaboradores de los  arquitectos. Nosotros trabajamos mucho con economistas, con publicistas, con periodistas, con expertos en marketing, con sociólogos, con politólogos como colaboradores o consultores, igual que tradicionalmente las oficinas trabajan con ingenieros o con consultorías de sostenibilidad o de cálculo de estructuras.

Sin embargo la Oficina de Innovación Política funciona como una red de confianza, en ese sentido lo que hacemos es hacer muy transparentes los debates sobre los que estamos trabajando y por supuesto lo que intentamos es enrolar en cada una de las investigaciones a personas que son expertas y que además tienen  una  posición controvertida sobre los temas que estamos tratando. Lo que hacemos entonces es proponer debates.

Por ejemplo un debate que tenemos en activo es “Ecologizar no es verdear “, es decir,  un lema que nos hemos inventado.  Lo que hacemos es publicitarlo a saco de manera que las personas que tengan algo que decir lleguen a nosotros y se conviertan en socios de la Oficina de Innovación Política. Otro lema que tenemos es  “What´s  architecture in a technologically rendered society?”  Y esto nos ha permitido, conectarnos con gente como Andrew Barry, gente del entorno de Michelle Callon y Bruno Latour y hacer investigaciones  con ellos más o menos duraderas.

La Oficina de Innovación Política funciona más como una especie de club de disputa.

Los principales objetivos de la Oficina de Innovación Política son desestabilizar las certidumbres con las que solemos trabajar los arquitectos y los canales de invasión o de conexión con el resto de la sociedad. Por un lado en  la Web (tenemos un blog que actualizamos bastante a menudo), pero también la creación de disputas abiertas  es fundamental. Parten en muchos casos de lemas que en un instante puedan desestabilizar una idea hasta entonces cristalizada de manera poco crítica. También organizamos  cursos, talleres, encuentros, incluso una plataforma de pensamiento y transformación de la ciudad de Madrid que dirigimos junto a Ariadna Cantis en la Casa Encendida: Piensa Madrid. (http://www.lacasaencendida.es )

Estas son las dos organizaciones,  que tienen objetivos diferentes,  pero por supuesto están en permanente promiscuidad.

Muchos de los conceptos que hemos desarrollado en la Oficina de Innovación Política se han convertido en grandes temas de trabajo para Andrés Jaque Arquitectos. No existe un divorcio entre una y la otra. En AJA  tratamos exactamente los mismos temas, lo que pasan es que cuando llegan a nuestra oficina de arquitectura, ya sabemos mucho mas de ellos.

Tupper Home

Tupper Home

 Entonces, ¿los colaboradores de Andrés Jaque Arquitectos  son los mismos de Oficina de Innovación Política?

No necesariamente, algunos sí, por ejemplo Pablo Hurlé es un sociólogo que forma parte de la Oficina de Innovación Política, pero también ha trabajado en proyectos de Andrés Jaque Arquitectos.

Son promiscuidades o transvases  que están siempre construidos, no es una cosa automática. Y desde luego los ritmos y las formas de organizarnos son completamente diferentes.

O sea que existe un intercambio pero  siguen  siendo oficinas separadas. ¿Crees  que esto depende  del hecho de que nuestra profesión todavía no está lista para tener elementos tan innovadores y está más anclada en una visión tradicional?

No, pienso que es simplemente una forma de socializar la innovación que yo creo que optimiza en cierta manera las posibilidades o bien de éxito o de fracasos, ambos monitorizables y útiles para generar conocimiento sistemático.

La innovación requiere espacios muy diferentes pero conectados. Espacios en los que  se pueda ensayar todo, y se pueda ensayar de manera que todos los resultados  puedan ser medidos con mucha precisión.  También necesita espacios en los que se puede crear confianza, en los que se debe crear confianza, y otros como persigue la Oficina de Innovación Política, en que se produzcan rupturas o desestabilizaciones. Rupturas claras con formas de pensamiento que de alguna manera están lastrando la innovación.  Y por último también es verdad que son necesarios espacios donde se produzcan ensamblajes. Es decir lugares en que se puedan crear alianzas entre lo que ya existe y  lo que queremos  que exista, en un proceso que introduzca criterios de precaución. Esto es lo que principalmente hacemos en Andrés Jaque Arquitectos.

Estas son las diferentes caras de la innovación y para mi es fundamental que existan instituciones especializadas en tratar cada una de ellas. Lo que por supuesto es importantísimo es que tengan cierta conexión, que existan canales para el trasvase de experiencia y conocimiento entre estas agencias.

¿Cómo nacen estos procesos o proyectos experimentales  como por ejemplo un  traje para una  Tecno Geisha, o la TupperHome? ¿Qué tipo de clientes encargan un proyecto de este tipo y como os contactan?

Nosotros siempre nos diseñamos nuestros clientes, no esperemos a que nos llamen.

Esa es una diferencia total que creo es generacional. Incluso, cuando un cliente llama a nuestra puerta, nosotros lo rediseñamos. Porque por ejemplo, al diseñar en estos momentos  una casa particular, en realidad estamos trabajando no solamente para el propietario de la casa, si no para todos los que se verán afectados por  la construcción de esta casa, estamos tomando como cliente  al medioambiente, al agujero de ozono, a las generaciones futuras… Todo eso implica que los arquitectos en estos momentos nos diseñamos a nuestros clientes y de esta manera también los buscamos.

Ahora estamos desarrollando dos proyectos en los que nos hemos visto obligados a construir campos de posibilidades que hagan de clientes.

 El primero es un proyecto de investigación, y al mismo tiempo de diseño, sobre las casas compartidas. Ahora mismo es un fenómeno interesantísimo, es probablemente de las cosas más importantes que han ocurrido en la UE en los últimos 20 años. Fenómenos como la proliferación de un mercado transnacional de trabajadores y las nuevas formas de des-localizar los estudios universitarios (como los programas Erasmus o Seneca)  han tenido una directa implicación en la forma en que las ciudades se usan. El tejido de viviendas compartidas crezca de manera exponencial. En estos momentos más de 80 millones de personas viven en casas compartidas. Las casas compartidas, por la forma de vida que promueven son la verdadera capital de la Unión Europea. Una ciudad fragmentada pero conectada por Easy Jet, Messenger y Western Union.

La forma en que se vive en estas casas desafía este principio del Sweet Home porque la casa ya no es ese lugar despolitizado, es el mismo centro, ahora, de la arena política. Todas las controversias y preocupaciones públicas importantes pasan por casas compartidas. Y claro, para eso nosotros nos estamos diseñando nuestro cliente, nosotros tomamos como cliente un cliente que no tiene arquitectos, que está formado por una masa cambiante de 80 millones de personas.

Pero lo que nos damos cuenta es que lo de menos es realmente  llegar a construir casas compartidas, lo que nos interesa es estudiarlo y movilizar toda esta experiencia como un capital hacia la arquitectura. Hemos conseguido el enrolamiento  de la fundación Mies van der Rohe, de Costrumat, de un montón de empresas que están trabajando con nosotros, desarrollando incluso productos específicos. Como Escofet, Grandhermetic o Industrias Navarrete. Pero también nuestro objetivo final es que esto se convierta en un proyecto de la Unión Europea.

The Rolling House

Rolling House

Otro ejemplo es el de “All Age City”. Es un proyecto  que es otro segundo fenómeno que  a mí me parece ineludible en estos momentos, lo  llevamos analizando desde hace bastante tiempo: el envejecimiento de la población en el mundo.

Los avances en medicina, en dieta, en salubridad, y las condiciones de vida en las ciudades han tenido una influencia decisiva en la expectativa de vida de la población, lo que unido al descenso de la natalidad implicará que en 20 años la población de mayores se triplicará en el mundo. Esto va a ser una transformación estructural, sobre todo si tenemos en cuenta que en estos momentos  la inserción  social de la vejez es tremenda. Está basada en una idea de segregación espacial, económica y social. Espacial porque las personas mayores  tienden a ser recluidas al interior de sus viviendas o a resorts  especiales, centros geriátricos, con variaciones de grado por supuesto dependientes de la capacidad económica individual y del país del que reciban prestaciones. También es una segregación económica porque dejan de ser productivos  y por tanto en poco tiempo sufren una descapitalización abrumadora. Y por supuesto social. Los mayores ven reducida enormemente su grado de interacción interpersonal, sus vinculaciones afectivas, su nivel de asociacionismo, su enrolamiento en procesos públicos e incluso sus relaciones familiares.

Es necesario intervenir en estos procesos y lo que estamos haciendo, en asociación con la oficina MOHO,   en esta idea de fabricar nuevos clientes,  que la ciudad de Murcia vaya a convertirse en una ciudad piloto de la red de ciudades comprometidas con urbanizar la vejez que hemos llamado: “ALL AGE CITY”. Empezamos a tener  contactos para que esto se convierta en un proyecto de desarrollo en Europa, que cree una cadena de ciudades en las que una  persona mayor  tenga por ejemplo movilidad en las ciudades de la Unión Europa, y encuentre en todo el territorio de la UE la posibilidad de formar parte de la vida pública, de manera intensa; y de desplazarse y cambiar su lugar de vida igual que en estos momentos puede hacerlo un estudiante.

Pero claro  todos estos son proyectos en los que primero planteamos la red de asociaciones que es necesaria  para instalarlo en el día a día y luego intentamos enrolarles,  y eso es lo que a mí me fascina, esta forma de trabajar. En mi opinión crear esa sociedad en que el pegamento es un compromiso o un proyecto de calidad compartida es lo que en estos momentos es la arquitectura. Uno de los lemas que difundimos es “Architecture is the making of societies experimenting what quality is about”. Esto lo aprendimos con el proyecto de las Tupper Homes.

También es un buen recurso, en la situación actual ir y  buscarse a los clientes.

 Si claro, es la forma de trabajar, en realidad hay tantas situaciones que requieren el trabajo del arquitecto, que simplemente hay que ponerse a trabajar y en cuanto se genera confianza, las oportunidades de contratación o convertir un inicio en un proyecto que sea además económicamente sostenible es algo relativamente fácil, si se le dedica el suficiente tiempo.

El que viene estudiando una situación cuenta con una buena posición para encontrar acuerdos con otros agentes para  intervenir en ella.  He observado que muchos arquitectos de nuestra generación no queremos ser una piececita en el engranaje de organizaciones iluminadas por maestros de la arquitectura, no tenemos esa pretensión, lo que queremos ser  es agentes dentro de las sociedades, de sus problemas y de las situaciones que salen en las primeras páginas de los periódicos y que a todos nos preocupan.

En el momento actual están naciendo muchos colectivos,  de arquitectos y multidisciplinares,  que reivindican la distancia entre la arquitectura y la política que gestiona nuestras ciudades y decide quien, cuando y que se va a construir. ¿Cuál es tu posición,  crees que  hay que marcar esta distancia?

Yo creo que en estos momentos  trabajamos con sociedades que están enormemente estructuradas. Pensar que la sociedad es una especie de masa informe que está dirigida únicamente por una mano negra es una visión simplemente desinformada de lo que ocurre ahora mismo.

Nuestras sociedades  están enormemente construidas, de manera simultáneamente formal e informal, pero construidas.  Por tanto existen numerosos resortes para intervenir en ellas. No digo por supuesto que no estemos rodeados de situaciones injustas, de situaciones inmorales, por supuesto, pero también es verdad que en un mundo políticamente construido,  las puertas de acceso pueden ser desafiadas. Es decir: la visibilidad, el manifiesto, la propuesta, la asociación, la intervención en los órganos de representación, la denuncia, el premio o el reconocimiento; todo esto son herramientas que están a disposición de los arquitectos. Pero el efecto que a medio plazo crean los “cómos” es generalmente más duradero que el de los “qués”.  Nuestro trabajo debería reforzar y aumentar la representatividad de los pactos sociales, no destruirlos, aunque sea en aras de una acción aparentemente justa. La verdadera revolución es una institucionalización compleja y garantista del día a día.

 Podemos diseñar dispositivos que hagan visibles las realidades que deben mejorar, podemos elevar propuestas, podemos hacer denuncias, podemos incluso convertir un asunto en una prioridad pública. Los arquitectos tenemos una gran visibilidad y contamos con cierto prestigio social. Es posible intervenir en los procesos en los que la sociedad se construye, por supuesto es agotador, no tiene rentabilidad directa a corto plazo, pero así es la acción ciudadana y creo que los arquitectos podemos elegir entre hacer concursos de “arquitecto”,  trabajar en las pequeñas excepciones que más o menos están ya habilitadas como por ejemplo hacer sólo museos de arte contemporáneo,  o realmente participar también en la construcción del presente. Si lo vamos a hacer,  creo que tenemos que trabajar también con las herramientas de acción pública que existen y que están ya desarrolladas, de igual manera que trabajan los activistas, las personas que trabajan con ONGs,  para contribuir a construir tejidos sociales posibilistas.

En ese sentido has mencionado una cosa que me parece importante señalar: se habla mucho de lo colectivo en arquitectura e incluso de los colectivos de arquitectos. Se identifica a los colectivos como esas personas que trabajan más o menos juntas, en grupo, yo he escrito sobre ellos y me interesa muchísimo. Pero me parece que es necesario ir todavía más lejos porque la noción del arquitecto solitario simplemente no existe.  No existe una acción arquitectónica que no implique la construcción de una sociedad, cualquier acción arquitectónica implica la movilización de muchísimo dinero, implica asociación con muchos otros profesionales, implica que toda una sociedad se ocupe de definir un programa y colaborar o asociarse con el arquitecto en el desarrollo de este programa, afectará a la vida de muchas personas y de muchos grupos que con el tiempo transformarán lo que el arquitecto pensó. Implica un montón de cosas que finalmente hacen que la acción arquitectónica solo pueda ocurrir de manera colectiva y creo que,  insistir en esto nunca está de más, porque es importante que expliquemos que esta cualidad colectiva implica muchos elementos, implica, por ejemplo,  que los objetivos de las intervenciones o la permanente descripción de su funcionamiento es un asunto que se define en grupo o en colectivo también, que la evaluación del éxito hay que hacerla también activando a todo este colectivo, involucrándolos en la evaluación de si eso ha funcionado o no, incluso la transformación posterior de lo que ya se ha construido tiene que ser una labor también colectiva. Y por tanto será una labor siempre disputada. Estas culturas de lo colectivo, de la disputa y de lo que nunca acaba, creo que plantean un escenario muy diferente en nuestro trabajo, que tendrá consecuencias emocionantes.

Casa Sacerdotal Diocesana en Plasencia

Casa Sacerdotal Diocesana en Plasencia

En tus proyectos insertas pequeños elementos, o dispositivos, que crean  nuevas  relaciones entre el usuario y el edificio y, también, entre los usuarios mismos. Elementos como el banco carretilla o  los huertos numerados en la casa sacerdotal… que  tienen un efecto directo en la manera de vivir el edificio y en las relaciones que se crean entre la gente que lo habita. ¿Cómo nace y se desarrolla  tanto cuidado en los detalles?

Sí, yo estoy de acuerdo con Mies van der Rohe en que Dios, si existiese  estaría en los detalles.  Lo que pasa es que para mí lo importante es la dimensión sociopolítica de las decisiones en detalle. En el detalle es donde se construyen las relaciones entre los diferentes actores que contribuyen a crear una situación. Me parece fundamental trabajar definiendo de manera exhaustiva aquello que regula una situación: si la madera viene de comerciantes comprometidos con la reforestación compensatoria, si la piedra ha tenido que viajar y por tanto tiene un coste energético añadido altísimo, si la red de saneamiento contribuye a complejizar el tejido vegetal de un territorio o si en el futuro será un sistema adaptable a realidades que ahora ni siquiera conocemos.

 Todo esto es lo que creo que determina en muchos casos la construcción de una situación. Siendo herederos de una cultura de dispersión de los habitantes de la ciudad, a través de todos estos modelos de ciudad difusa  que ha tenido tanto éxito en la construcción de la periferia de los últimos 50 años, todavía  nos quedan estos espacios como lugares donde es posible desarrollar programas urbanos, urbanísticos.

Yo podría  trabajar toda mi vida diseñando simplemente cuartos de estar.

ANDRS_~1

 Respecto a cómo se hace, creo que los arquitectos debemos dejar muy claro cuál es nuestra forma de trabajar y perseguirla.

En ese sentido las estrategias de diseño y de construcción  pueden diseñarse de manera que el acento se ponga allá donde es necesario. En el caso de la Casa Sacerdotal  Diocesana de Plasencia nosotros dejamos muy claro que podíamos hacer una estructura relativamente sencilla pero después sería necesario que muchos de los elementos pequeños estuviesen diseñados con mucho cuidado. Esto no significa que fuesen preciosistas, porque son elementos que la mayoría  fueron construidos en talleres casi de pueblo, pero estaban diseñados para generar relaciones interhumanas y  entre ellos mismos, entre los objetos, relaciones  innovadoras, y que promoviesen sobretodo el debate político, la disputa, la toma de decisiones, la manifestación.

Eran todos objetos, que para poder ser utilizados, era necesario que el que los utilizara discutiese con otros humanos y dejase claro y negociase  cuál era su forma de entender las cosas. Lo que me gusta llamar una “arquitectura parlamento”. Y a mí me parece muy bonito porque de hecho he seguido este proyecto y aunque algunos no han funcionado, por supuesto,  pero otros sí, y  se han convertidos en objetos de controversia, que es lo que a mí me interesa.

También es lo más divertido…

Claro, es lo más divertido. A mí me encanta hablar del mando a distancia de la tele.

 Si yo tuviese que elegir el Central Park de la ciudad de periferia que me ha tocado, como a casi todos, vivir, un espacio de socialización significativo, me parece  que sería el mando a distancia de la tele. Porque el mando a distancia es un objeto que genera muchas controversias, muchas discusiones en las casas; precisamente porque es el catalizador de las manifestaciones, porque cuando alguien quiere poner fútbol  y tiene que defender porque el fútbol tiene que pasar por delante del documental de  National Geographic , está haciendo visible una escala de valores, una forma de entender el mundo que tiene que discutir, a lo mejor con su hermana que quiere ver un reportaje de National Geographic o su padre que quiere ver un programa del corazón. Y estas discusiones son, para mí, parlamentos del día a día que solamente ocurren porque existe este dispositivo que llamamos mando a distancia.

¿Cómo ves la arquitectura española respecto al resto de Europa? ¿Notas el mismo  interés en otros países respecto al  aspecto sociológico y político de la arquitectura?

Lo primero que tengo que decir es que yo creo que las distinciones nacionales han perdido cierta vigencia. Es verdad que las utilizamos en la vida cotidiana, pero también es verdad que siendo un poco rigurosos en mi oficina probablemente más del 70% de la gente que ha trabajado desde que  empecé no tiene nacionalidad española y muchos de los encargos que hemos tenido no estaban hechos por clientes españoles y  algunos incluso no se desarrollan en territorio español. He estudiado y dado clases en universidades del Reino Unido, Alemania, Colombia, Argentina; he dado casi tantas conferencias en España como fuera de España, leo libros y blogs, y chateo cada día con gente que nunca ha venido por aquí…es decir, nos movemos realmente en un contexto en el que es difícil decir que una oficina de arquitectura, que insisto en que necesariamente va a ser una pequeña sociedad,  es de un país concreto. Me parece que es una situación preciosa porque tiene algo de selvático, como que cualquier pequeña masa de acción es necesariamente transnacional. Es uno de los grandes temas en estos momentos.

Pero es verdad que los estudios  tienden a tener un domicilio postal y se puede hacer una pequeña reflexión sobre esto. Yo creo que hay una generación de arquitectos europeos, latinoamericanos (conozco especialmente el caso de Colombia y Argentina), estadounidenses… jóvenes  que a mí personalmente me interesan muchísimo, muchos son completamente anónimos.  Me parece que simplemente vivimos un tiempo desafiante, lleno de cosas nuevas, de situaciones que antes eran impensables; el desarrollo de las redes de intercambio de comunicación y de acción colectiva está dejándonos a todos un marco de acción lleno de retos y capacidades; también es verdad que hay nuevas controversias públicas y nuevas urgencias que nos soliviantan.

Por otro lado, nuestras prácticas no pueden dejar de habitar en las diferentes crisis a las que nos enfrentamos en estos momentos: la crisis de petróleo, la crisis del cambio climático, las crisis medioambientales, la crisis del pensamiento colonial y orientalista, y por supuesto la crisis de los mercados financieros. Estamos en un momento en que nuestra profesión es muy necesaria; y desde luego existen frentes específicos con grupos de trabajo con planteamientos y construcciones socialmente útiles que debemos celebrar en localizaciones muy diferentes. También es verdad que en algunos países esta gente interesante es muy visible y tiene mucho protagonismo, y creo que en España la tenemos, y en otros países está un poco más emboscada o tiene más dificultades para encontrar un canal con el mundo de la visibilidad mediática.

Como ocurre en el Reino Unido, donde las grandes empresas hacen que sea muy difícil la visibilidad de otras más pequeñas.

Si, y sobre todo,  en muchos casos son oficinas que monopolizan la imagen pública de la arquitectura, haciendo pensar a mucha gente que “arquitectura” es lo que hacen estas grandes empresas, cuando en realidad arquitectura es también lo que hace Jason Griffith, por poner un ejemplo de un arquitecto joven británico que trabaja de una manera muy interesante.

Tú eres una persona que lee mucho. ¿Me puedes decir 3 libros que crees sean imprescindibles para un arquitecto?

Sí, me encanta leer. Leer y escribir, que en mi caso son cosas asociadas.

Creo que cada uno debe construirse sus lecturas y no hay normas, pero para mí han sido muy influyente la obra de Bruno Latour, por ejemplo el libro  “Reassembling the Social” o los estudios de televisión de David Morley y Omar Rincón. O  últimamente la obra de  Slavoj Zizek, por ejemplo “En defensa de la Intolerancia”.

¿Cómo te organizas para encontrar tiempo para leer tanto?

Yo me organizo de una manera curiosa, trabajo de 8 a 15 de manera muy intensa en la oficina, en labores  de diseño, de gestión…; después por la tarde estoy en la oficina leyendo, escribiendo, pensando, dibujando; pero no me pongo al teléfono.

Es una fórmula que a mí me funciona fenomenal, como dividir siempre, crear espacios especializados. Es una fórmula, un poco, de perder el tiempo pero que a la larga es muy buena, porque te va dejando tiempo para aclarar las ideas, para proponer cosas. Este tiempo por la tarde es un trabajo más desoptimizado pero muy útil, ese tiempo es  el que me hace pensar que el trabajo pueda salir mejor, gracias a que hay una calma y un tiempo para dar un paso atrás y repensar todo ya sin prisas.

Para mí es muy importante diseñar muy bien los protocolos de trabajo. La gente que trabaja aquí tiene el mismo horario también, trabajan por las mañanas muy intensamente pero por la tarde cada uno tiene sus cosas, sus aficiones, sus lecturas, su música… Para mí es una fórmula de vida que incluso creo que sería muy útil socialmente, pensar que las jornadas de trabajo pueden reducirse de manera que puedas construir ciudadanos más activos en otras esferas. Creo que podría ser útil como estrategia para reactivar por ejemplo una ciudad con poca vida compartida.

http://andresjaque.net/wordpress

Silvia Polito – Space, Form, Words

Londres-Madrid 18.08.2009 

 

                                                                                                                                 

Todo lo que un arquitecto quiso saber sobre instalaciones fotovoltaicas y nunca se atrevió a preguntar

Por Vicente Muñoz*

Capitulo 1: Cada cosa en su sitio.

Alentado por mi prima italiana Silvia, me propongo realizar un pequeño post orientado a arquitectos donde explicaré qué es y cómo funciona eso que muchos llaman “panelicos solares”. Me permito comenzar con esta broma para recalcar que el termino panel solar es un termino que induce a error y más cuando se desconoce de lo que se está hablando. Digo esto porque la gente de a pie llama panel solar tanto a un módulo fotovoltaico como a un colector solar, cuando sabemos que un módulo fotovoltaico produce corriente continua y un colector solar produce agua a más o menos temperatura. Por favor no confundir, hablemos con propiedad esto no es Tecnopolis (programa de Canal Sur TV de dudoso rigor científico).

Bien, pues una vez desterrado el termino panel solar, voy a centrarme en hablar de mi campo que es la electricidad fotovoltaica, es decir, transformar la radiación solar en electricidad. Para realizar dicha transformación se necesitará una célula solar, la interconexión y confinamiento de células solares sobre una misma superficie, da lugar a groso modo a lo que todos conocemos como módulo fotovoltaico. Voy a dejar de lado la física que subyace en el proceso que tiene lugar en la célula fotovoltaica y nos adentraremos en este mundo desde la perspectiva de un ingeniero de sistemas.

Quede claro por tanto que nuestra unidad mas pequeña que proporciona electricidad de origen fotovoltaico es la célula FV, la unión de células da lugar a un módulo fotovoltaico y la unión de módulos en combinaciones en serie y/o paralelo da lugar a un generador fotovoltaico. Recordemos: célula(cell)–>modulo(module)–>generador(generator). Esta nomenclatura es independiente del material con que esté hecho el modulo FV y he de decir que está ampliamente extendida en el sector.

¿Qué caracteriza a las células fotovoltaicas? Pues dejando a un lado el material con que están hechas, se debe decir que es su respuesta eléctrica bajo unas condiciones meteorológicas concretas. ¿Qué condiciones meteorológicas? Pues aquí viene lo difícil de entender para alguien que no se dedica a esto. Los fabricantes certifican una respuesta eléctrica para sus células referenciada a las siguientes condiciones meteorológicas:

Irradiancia global incidente en el plano de la célula, G=1000W/m²

Temperatura de la célula, Tc=25C

Espectro solar, AM=1,5

Velocidad del viento, V=3m/s

A estas características se les conoce como condiciones estándar de medida CEM (STC en inglés). Por lo tanto un módulo de 50Wstc (o también llamado 50Wpico) significa que proporciona 50W de potencia siempre y cuando se reproduzcan las condiciones estándar de medida. Este ultimo párrafo es probablemente lo mas importante que voy a contar en este capítulo y es al menos lo quiero que el lector saque en claro de este post.

Realmente merece la pena detenerse en los dos primeros parámetros definidos anteriormente:

Irradiancia: Es la potencia por metro cuadrado con la que los rayos solares inciden sobre una superficie, al tratarse de una potencia es una medida instantánea. Como todos intuimos la irradiancia es mayor en las horas centrales del día, pero…¿cuanto? Pues un día claro de julio cerca del solsticio de verano estamos hablando de unos 1000 -1100W/m². ¿Y por la tarde a eso de las 18:00? pues la irradiancia baja hasta los 600-750W/m².

Temperatura de Célula: Es la temperatura a la que está operando la célula. Naturalmente cuando se está en el mes de Julio a las 12:00 con más de 1000W/m², la temperatura de la célula puede alcanzar los 65C, valor que dista mucho de los 25C a los que el fabricante referenció sus células.

A la vista de los comentarios introducidos queda claro que las condiciones a las que los fabricantes referencian sus células rara vez se dan a lo largo de un año de funcionamiento del módulo. ¿Pero esto repercute negativamente en las células? mejor dicho ¿Repercute esto negativamente en la electricidad producida por las células? Pues desgraciadamente si. Entonces ¿Donde funcionan mejor las células fotovoltaicas? Pues en principio en sitios con irradiancias altas y temperaturas frias, por poner un ejemplo rápido que todos conozcamos el altiplano boliviano.

 ¿Entonces un desierto entre duna y duna es un buen sitio para poner un generador fotovoltaico? No discuto que no lo sea, pero que tenga claro aquel que lo ponga que si la temperatura de módulo aumenta excesivamente tendrás una penalización por temperatura.

¿Entonces si diseño una cubierta o una fachada fotovoltaica debo de intentar maximizar la refrigeración de los módulos? Efectivamente, máxime si la cubierta o la fachada está ubicada en un lugar caluroso. ¿Y como hago? Pues una solución muy utilizada es dejar un espacio entre modulo y módulo así como entre el modulo y la pared donde queda anclado, de este modo el aire puede circular entre uno y otro. Al mismo tiempo disminuyes la resistencia del conjunto al viento, con lo que es más difícil que una ráfaga de viento levante tu estructura. Esta solución es muy utilizada en fachadas fotovoltaicas (Illustration 1 & 2)

Fachada fotovoltaica utilizando módulos semitransparentes. Observese la separación entre módulos contiguos y la distancia a la pared donde se ancla.

Fachada fotovoltaica utilizando módulos semitransparentes. Observese la separación entre módulos contiguos y la distancia a la pared donde se ancla.

 

En este caso aunque no hay espacio entre modulo y modulo la parte posterior del modulo queda en el interior del edificio a menor temperatura que el exterior.

En este caso aunque no hay espacio entre modulo y modulo la parte posterior del modulo queda en el interior del edificio a menor temperatura que el exterior.

Pero volvamos a nuestra célula solar, o mejor aún al módulo fotovoltico, ¿como queda caracterizado éste eléctricamente? Sin ahondar en detalles (y sin que me oiga mi jefe…) diremos que un módulo fotovoltaico queda caracterizado por tres parámetros medidos éstos en condiciones estándar de medida: Potencia pico (o potencia STC) medida en Vatios (P), Intensidad en el punto de máxima potencia (Im) y voltaje en el punto de máxima potencia (Vm). Como podéis intuir P=Vm*Im. Para poner un símil que todo el mundo entienda, supongamos que compramos un coche siendo su potencia el parámetro distintivo y a partir del cual el fabricante fija el precio del mismo, pues con los módulos fotovoltaicos pasa lo mismo. El tipo de pista, altitud, pendiente de la pista, etc son las condiciones estándar bajo las cuales el fabricante certifica que tu coche tiene X caballos. Llegados a este punto se debe decir que cuando compro un coche que tiene menos caballos de los que dice el fabricante tengo todo el derecho del mundo a molestarme, con los módulos FV pasa lo mismo y creerme cuando os digo que hay concesionarios que mejor ni preguntar…

¿Como influye un aumento de la temperatura por encima de 25C sobre P? Influye negativamente sobre Vm, disminuye su valor disminuyendo la potencia del módulo

¿Como influye un descenso de la irradiancia sobre P? Se produce una disminución proporcional sobre Im reduciéndose por tanto P

Otro ejemplo mas, supongamos que tenemos un portátil que consume 50W y que quiero hacer funcionar a las 12:00 y a las 19:00 en julio con un módulo de P(stc)=50W en Jaén. A la vista de los números alguien puede pensar que como el portátil consume 50W y el modulo produce 50W pues asunto resuelto…pues no, no va a funcionar en ninguno de los dos casos:

12:00. probablemente tenga una irradiancia de 1000W/m² como en condiciones STC pero la célula va a estar bastante mas allá de 25C con lo que tendré una reducción de Vm y por tanto P sera menor de 50W.

19:00. a esta hora y con mucha (pero que mucha) suerte la célula puede estar a 25C pero sin embargo la irradiancia es del orden del 30-40% menos que en las horas centrales (1000W/m² aprox), luego Im sufre una reducción proporcional del 30-40% y P también. Pues tanto tampoco podrás encender el portátil.

“Vaya trola esto de la fotovoltaica” estaréis pensando…

Recapitulando, he explicado lo básico que se necesita saber del módulo fotovoltaico sus párametros bajo que condiciones se miden, así como los factores que influyen en la potencia del mismo, se que es difícil de entender y un poco rollo (sobre todo para un arquitecto), sin embargo es necesario entender lo que hoy explico, para rebatir mitos y leyendas.

Ahora me gustaría oir vuestras preguntas al respecto de lo que he explicado

Para el próximo capitulo prometo leerme algo de integración arquitectónica así se os hace mas ameno.

*Vicente Muñoz está licendiado en Ciencias Fisicas e Ing. Electronica por la Universidad de Granada y trabaja en la Universidad de Jaén en el Departamento de Electrónica y Automatica realizando el Doctorado en Sistemas fotovoltaicos conectados a la red

Entrevista a Recetas Urbanas. Una conversación con el estudio de Santiago Cirugeda

00459

De sobra es conocida la trayectoria de Santiago Cirugeda y sus Recetas Urbanas.

Un  estudio en el que como nos cuenta Gianluca, que trabaja en Recetas urbanas desde hace 5 años,  cada  uno tiene libertad de proponer nuevo clientes, nuevos trabajos. Siendo  muy independientes y teniendo cada uno  la completa responsabilidad de lo que está haciendo. Siendo importante el hecho de compartir.

Harold  llegó hace 3 años. Su experiencia en la oficina le ha permitido  vivir situaciones muy distintas e interesantes, y descubrir del  trabajo del  arquitecto de una manera diferente.  “ En Recetas Urbanas cada uno propone  una definición de arquitectura personal, teniendo  diferentes posiciones y un sentido crítico porque hay muchas maneras de ver la arquitectura, lo que hacemos lo podemos llamar arquitectura o como queramos; lo que es más interesante es lo que se hace, no reivindicar una profesión. Yo no estoy  colegiado ni en Bélgica ni en España, pero creo que se puede hacer arquitectura de todas maneras”.

Alice conoció a Santi en una conferencia en Bruselas, le gustó su manera de trabajar y tuvo claro en seguida que quería  trabajar con él, lleva 1 año y medio trabajando en Recetas Urbanas, en cuanto acabó la carrera se fue a Sevilla y se incorporó en la oficina. Siendo partícipe de proyectos que nacen dentro otros como por ejemplo un  teatro portátil con una pista de coches locos, al  lado nació un estudio portátil del que se van creando otros proyectos como una valla vegetal que se pueden cambiar de sitio o un taller de prefabricado de mobiliario urbano.

Así pasando el teléfono en medio de su fiesta de cumpleaños hablamos con Santi.

Pregunta: Parece que eres el único arquitecto en Sevilla que contrata a sus colaboradores y que reparte los ingresos  entre todo el equipo. Esto significa que cuando nos dicen que es imposible contratar a un arquitecto porque cuesta demasiado ¿nos están mintiendo?

Santi: Bueno, eso no es cierto, ni por ser el único en nada, y porque  no reparto todos los ingresos con el equipo, sino no podría hacer mis fiestas, lo que ocurre es que hacemos muchos proyectos con pocos recursos, y aún así nos mantenemos,  esto depende  de las prioridades, yo tengo un coche de segunda mano, no tengo una hipoteca que pagar.

Pero justamente, si tienes una casa, un coche, te vas de veraneo, bueno, los lujos. Sale muy caro tener  caprichos.

P: ¿Dónde vives?

S: Yo vivo en una casa antigua desde hace 15 años, una casa muy vieja que está apuntalada. En un barrio en el que hace unos años nadie quería vivir, en la Alameda. Hay mucha violencia y drogas, yo me metí  allí porque me interesaba el barrio, y entonces pago muy poco de alquiler, es un antiguo prostíbulo.

P: Entonces construyes casas ilegales para los demás, pero tú vives legalmente, pagando un alquiler

S: No solo se vive en una casa. De hecho la mitad del tiempo  estoy fuera de casa. Pero las situaciones que hacemos, muchas veces, son alegales o ilegales y son de disfrute público.  Normalmente lo que hacemos es de disfrute genérico de la ciudadanía. Los proyectos muchas veces son ilegales.  Ahora volvemos a hacer proyectos de ese tipo para intentar demostrar   que si algo es ilegal para mí, es como beneficio propio, si hace ilegalidades para un interés general, que es lo que marca la ley, curiosamente cuando hacemos algo ilegal el precepto es que sea de interés general, que  mucha gente públicamente, sin pagar dinero pueda usarlo. Con lo cual aunque es ilegal urbanísticamente, tiene un precepto de toda ley que es el bien común.

P: No sé si has escuchado lo que ha pasado hace unos meses en Italia. Berlusconi sacó un nuevo plan – casa contra las crisis, diciendo que cada propietario podía extender el 20% del volumen de su casa, por ejemplo cerrando su balcón, o construyendo en la azotea.

S: Eso es distraer a la gente, ¿esto produce dinero?, ¿ produce empleo?, ¿hace que puedan pagar la hipoteca? No, lo que hace es distraer a la gente

P: ¿Y qué mecanismos se pueden establecer para controlar la calidad de lo que se construye?

S: Bueno, cuando se permite a la gente que haga lo que quiera, cada uno es responsable de lo que hace. Si es una azotea y el impacto ambiental se cubre, al nivel que no se ve, que te importa que las azoteas se llenen de gente.

Diferenciamos el espacio público del privado. No creo que Berlusconi  haya dicho que puedan ocupar la calle.

P: ¿Pero si  tocas la fachada?

S: Veremos lo que va a hacer la gente, no me lo creo.

P: Sí, pero si empiezas a añadir piezas,  volúmenes sería un caos…

S: Y la buena calidad quien la dice, un ¿arquitecto?

P: Creo que sí.

S: Pues no. Mira  estarás de acuerdo en  que el 80-90%   de lo que hay construido en Italia es una mierda y lo han firmados arquitectos. Que el 80% de la corrupción y especulación de la costa y la rotura del territorio la han firmados arquitectos. Con lo cual déjame que yo dude de que los arquitectos tengan la palabra.

P: ¿Entonces piensas que el sentido común de los ciudadanos puede ser mejor  que el de los  arquitectos?

S: No, pero tienen la misma capacidad realmente para proponer barrios. ¿Qué quieren los barrios los edificios que ponen los arquitectos o la comunidad? Está clarísimo que la comunidad.

El diseño urbano de los barrios periféricos no funcionaba, por lo muy difícil, bonito o feo  de las propuestas que se han hecho. De hecho se han hecho todo tipo de vivienda, por necesidad y por rapidez, muy mal. La gente no ha subido, ni los espacios comunitarios ni nada, por mucho que lo hayan diseñado  los arquitectos. No me convence el tema de que  el arquitecto tenga la verdad y el ciudadano tiene  que seguir lo preceptos del arquitecto. Yo no me lo creo.

P: ¿Y entonces por qué  has estudiado arquitectura?

S: Yo he construido mas sin ser arquitecto, como ciudadano.

Yo las casas ilegales al principio las hacía sin título y la mayor parte de cosas que hice, las hice sin título y te aseguro que mi capacitación técnica no me ha dado más criterio social, me ha dado más capacidad para ver  estructuras, saber construir, no me ha dado más criterio  a la hora de hacer un mejor diseño urbano.

P: ¿Y cuál es la función del arquitecto en la ciudad?

S: Tiene capacidad para ser interlocutor de las necesidades sociales y urbanísticas con una resolución técnica. Pero en los últimos años hemos asistido a que el arquitecto es un diseñador de edificios,  de inmuebles  más bonitos, mas a la moda, pero no se ha inmiscuido en temas sociales. No ha hablado con el cliente, no se ha preocupado de quien son los grupos sociales afectados, no ha hablado. Siguen haciendo arquitectura sin el cliente. Cuando tienes un cliente rico, lo conoces, te vas de copas con él, te emborrachas y le haces la casa perfecta porque es un cliente rico. Si tienes que hacer 20 viviendas para pobres o gente con pocos  recursos te importa un carajo quienes son; haces  la arquitectura mejor que tu entiendes y bueno, si funciona, funciona,  y si no, no. Con tantos  arquitectos que hay, ahora en España se van  a hacer una media de 1,5 viviendas por arquitecto, teóricamente, aunque sean ricos o pobres, hay mecanismos para interesarse  en quien es el cliente.

La administración podría poner los medios para saber quien son los ubicatarios, y no se hace. Y yo esto llevo diciéndolo 5 años. Y no se ha hecho, en grupos étnicos, religiosos, culturales  familiares…

Estamos sirviendo exclusivamente a un tipo de política. Todos los arquitectos quieren hacer concursos, ganarlos y de puta madre; ¿pero quienes diseñan los concurso? Los políticos o los empresarios, con lo cual solo hacemos arquitectura cuando nos lo piden los políticos / los empresarios, el primer poder. Pero ¿hacemos arquitectura cuando nos lo piden los barrios, los vecinos? Que es la gran mayoría, que estamos hablando de la gran la mayoría de la población, que está población tienen  menos recursos, estamos hablando de “esa” población. ¿Y cuando hemos puesto  oído a esos? Claro, porque ellos proponen necesidades pero no tienen recursos entonces dice el arquitecto: “Yo como voy a hacer arquitectura, si no hay un presupuesto así claro y tengo todo arreglado para que lo hago“.

 No, entonces tienes que  inventarte el presupuesto, hablar de autoconstrucción, hablar de autogestión  y trabajar con estos otros poderes políticos. Yo es lo que  creo absolutamente  porque lo llevamos  haciendo desde hace 12 años y funciona.

 P: O sea que hay que tener un cambio del cliente, tienen que ser los ciudadanos los que expongan sus necesidades

S: Pero esto tipo de cliente ha existido siempre, lleva allí toda la vida. O si no,  lo que hacemos  como técnicos, como arquitectos, es ser interlocutores  con la administración y decirle a la administración: oiga, esto ocurre, lo hemos observado, nos han llamado  y os pedimos a la administración, como una profesión que ya ha perdido un poco su estatus de privilegio, queremos que los concursos cambien y las políticas cambien, y nosotros podemos ser  portavoces de las necesidades de los ciudadanos.

P: ¿Y esto cómo se hace?

S: Se puede incluir en el proceso de diseño, pueden introducir elementos que vengan directamente de la ciudadanía porque en la creación de los espacios públicos, muchas veces, son solo los propios vecinos los que son capaces de diseñarlo, de decir si hacen falta equipamientos  culturales  o deportivos  o una plaza dura, o una plaza verde. Pueden decir sí, en el proceso de gestión del espacio ellos van a participar, con lo cual en los presupuestos hay una partida que se quita para que ellos se encarguen de conservarlo, cuidarlo, mejorarlo. Puedes hacer que en tu proyecto de diseño incorpore la educación, incorpore  escuelas públicas para que los niños, los jóvenes participen, para gente que no tiene trabajo,  trabaje en este proyecto. Tú como arquitecto, en tu herramienta de diseño puedes incorporar cualquier fuerza social, cosa que hasta ahora en un concurso no te dejan.

P: Pero la calidad y la imagen final…

S: A mí la imagen final normalmente me importa menos si hay diseño colaborativo. Con que no se caiga, con que no entre agua, pero en el diseño final me da igual la propuesta. No es más bonito ni mejor porque  lo diseñe un arquitecto,  será más seguro, más estable, mas térmicamente positivo pero no es ni mejor ni más bonito porque lo diseñe un arquitecto. La calidad final, insisto, no la marca el arquitecto.

 En Jean Nouvel posiblemente sí, porque es un gran diseñador y haces edificios muy bonitos pero le importa un carajo otro tipo de fuerzas sociales.

P: En tu conferencia en el Congreso de  Valencia has dicho que hay que empezar a construir otro poder que sea paralelo al del Colegio de Arquitectos

S: Obviamente, y a la política y al colegio de arquitectos. Y lo dijo muy bien Javier Peña, el arquitecto murciano, cuando  los del PP  me dicen que vamos a hacer política juntos y les dijo, no es que YA hacemos política. O sea la política no es ser del PP o del PSOE,  de derechas  o de izquierdas. La política es tener un grupo social que está reclamando y pidiendo un tipo de historia, eso es política ya. Un grupo de vecinos, un grupo de una ONG, eso es hacer política. No hace falta ser de un partido y colaborar con ellos.

Con lo cual la calidad pasa a través del arquitecto, si, pero el arquitecto puede incluir  unos inputs variables que hagan  que su obra final no sea decisión totalmente suya.

P: Cuando hablas de agruparse y compartir cosas a través de las redes sociales,  colectivos y universidad  ¿Qué  entiendes por  redes sociales?

S: Redes sociales es una comunicación entre entidades sociales  con ámbitos distintos que se genera  fuera del marco de la gestión política. Las redes sociales son gente, que como  no está establecida esa  comunicación por la política, tú te vinculas porque quieres, porque conoces, porque tienes complicidad con otra gente. ¿Por ejemplo que tiene que ver un político de Gijón o cuando habla con un político de Murcia? Posiblemente nunca en su puta vida porque cada uno tiene su competencia local. ¿Qué hago yo hablando desde Sevilla con un colectivo de Vigo o con un tipo de Valladolid de la escuela? Pues lo que hago es montar una red, que no existía, de comunicación para empoderarnos, para hacernos un poco más fuertes  y cuando el vaya a pedir una cosa en Valladolid o en Murcia o en Gijón, yo desde Sevilla este  apoyando con otras propuestas parecidas.  Y cuando el político de turno vea  que lo que se está proponiendo no es una cosa autónoma de un loco de Valladolid, si no que es un tío loco de Valladolid que está unido a una red social de otro lado, estamos todos juntos. Eso  es la red que se presenta cuando vas a negociar, eso es  una red social, es como una red de amigos que se ayudan mutuamente y que comparten recursos técnicos, recursos ideológicos, y algunas veces económicos. Salvo  Basurama que no reparten ni para pipas.

P: Tú eres arquitecto pero no te gusta ser llamado arquitecto, prefieres ser considerado un ciudadano cualquiera

Uno estudia la carrera pero no se muere arquitecto, ni caga como arquitecto, ni folla como arquitecto. Uno tiene un título, firmado por el rey y uno puede hacer lo que le salga los cojones como arquitecto o como ingeniero.  Yo soy primero de arquitecto soy hijo de mi madre, eso primerísimo, lo sé, luego soy aficionado a futbol, luego te gusta la fiesta luego eres ciudadano, eres vecino de una comunidad y encima tienes un titulo que  te dice que eres arquitecto, pero a mí el ser arquitecto no me determina la vida

P: Y entonces porque te has sacado el titulo?

S: A mí me lo regalaron el titulo. A mí me expulsaron de Sevilla, de la escuela. Yo dejé la carrera, a los diez años de estudiar me echaron de Sevilla y yo como construía ya, porque yo estaba construyendo ya de  manera ilegal,  pues digo,¿ para qué quiero el titulo? Y me llamaron de Barcelona para darme el titulo a cambio de ser profesor, entonces, como yo quería ser docente porque la universidad me interesa mucho, pues dije venga de acuerdo quiero el titulo para dar clase, porque para construir ilegalmente puedes no tener titulo, pero para dar clase necesitas el titulo. Dije que si, luego me dieron el titulo, así de sencillo y  luego no di clase, eso fue toro problema…

P: En Valencia también hablaste  de la diferencia de trabajar en España y en el extranjero. Cuando hablas del extranjero siempre te refieres al Suramérica. ¿Como te pones en respecto a otros países europeos?

Es que  a mi Europa no me interesa. En los últimos 8 años he viajado mucho a Latino América. Me han invitado a Cambridge, me han invitado ahora a Ámsterdam y va Harold, me han invitado a un montón de sitios europeos y no me apetece, aunque he ido  No me apetece a día de hoy, a lo mejor en un año cambio. Pero es Latinoamérica lo que me interesa.

Cuando tu descubras que un país en cualquier parte de Latinoamérica el estado  no te puede dar ni dinero para educación, ni empleo, ni vivienda, y entonces la ciudadanía se inventa y el 80% está autoconstruido, los barrios son inventados, ocupados en el territorio y ves una población civil loca perdida, pero que está creando ciudad y aquí en Europa estamos esperando que el Estado nos solucione todo. En Latinoamérica se lo inventan, se inventan el trabajo, se inventan la vida, se inventan los barrios, se inventan la arquitectura y a mí me sorprende más la gente que se inventa la vida que un Holandés rubio guapo que está subvencionado y que hace arquitectura de colores.

Allí en Inglaterra me han invitado a hacer un tour por diferentes universidades en los últimos cinco años y no he ido, y no es menosprecio, es directamente pasotismo.

Pero tú querías enseñar en la escuela de Arquitectura.  Significa que un poco de cariño hacia los arquitectos lo tendrás…

Sí, claro, mis compañeros son arquitectos y  tengo un cierto cariño, claro que sí. Si hay gente muy buena.

Yo quiero ser crítico con mi profesión ¿si no lo puedo ser con mi profesión con quien voy a hacerlo?

 www.recetasurbanas.net

Silvia Polito – Space Form Words

Londres-Sevilla  15.07.09

Arquitectos de España – Congreso 2009

untitled

Desde el 1 hasta el 3 de Julio,  tendrá lugar en Valencia el Congreso 2009 de Arquitectos de España. Todos los arquitectos de cierto relieve en ambito nacional se reunen en Valencia durante tres días y tendran conferencias sobre el desarrollo de la arquitectura española de los últimos años. El  congreso anterior se celebró en Barcelona en el 1996, y los sistemas, las leyes y naturalmente las situaciones laborales, han cambiado radicalmente desde entonces. Seguramente habrá espacio también para hablar de la crisis que está marcando tan negativamente el mercado inmobiliario español, en los últimos meses. Tambien tendran su importancias los debates a cerca de los problemas de la classe media de los arquitectos empleados, que en los últimos dos años han empezado a hacer oir su voz.

Dos presencias en el congreso que hay que remarcar: la de Santiago Cirugeda, arquitecto sevillano que en fin ha conseguido ser reconocido en la “plantilla” de los arquitectos de fama nacional (escribiré pronto un post sobre el), y la de nuestro compañero de blog Ciriaco Castro, que presentará una ponencia redactada por él, con titulo “Estructuras de Trabajo o el intercambio global en la Arquitectura.https://spaceformwords.wordpress.com/2009/05/20/estructuras-de-trabajo-o-el-intercambio-global-en-la-arquitectura/

 El programa puede ser descargado desde el sito web oficial:

http://www.congresodearquitectos2009.es

Silvia Polito

Estructuras de Trabajo o el intercambio global en la Arquitectura.

Ponencia presentada para el Congreso de Arquitectos de España 2009.

1/2/3 Julio, Valencia

http://www.congresodearquitectos2009.es/

“Sandra hace el vuelo Londres-Palma de Mallorca. Apenas una  hora en la que le giro de la Tierra se congela. Hojea la revista British Airways News. Reportajes de vino Ribeiro Rioja, las últimas arquitecturas high-tech en Berlín. Sobre una foto de una playa del Caribe le cae una lágrima, pero no por culpa de la playa, ni del Caribe, ni de la gravitación que es propia de las lágrimas. Mira por la ventanilla, lleva los ojos al frente. Ni  nubes ni tierra. Constata lo que ya sabía: en los aviones no hay horizonte.”
Agustín Fernández Mallo
Nocilla Experience.
Editorial Alfaguara.2008

¿Dónde nos encontramos?

La pérdida del  horizonte o el no establecerse en un espacio,  hace que nos situemos en una realidad siempre cambiante. Estamos  atentos  y miramos  lo que sucede alrededor.  Procesos que se están produciendo en un ámbito intercultural.  Nuevas intensidades de comunicación, el aumento de los medios técnicos, herramientas nuevas,  processing, scripting, arquitectura paramétrica, elementos experimentales que están generando un cambio, otras estructuras alejadas de la individualidad. ¿Os habíais dado cuenta? Arquitectos nómadas  divagando por el mundo. Todavía en proceso de formación. Participando de estructuras competitivas, distintas a la concepción individual de la oficina de arquitectura.  China, Argentina, Londres e Italia conectados bajo un proyecto arquitectónico.

Esta  vivencia se origina en Londres, desde una oficina de arquitectura  se prepara una exposición y presentación en Italia, un show en el que nadie quede indiferente, vender el producto y lograr traer de vuelta la siguiente fase.

Tiempos. El  calendario viene dado por el día D,  a partir de ese momento se van descontando días a la inversa para organizar la expedición. En D menos dos todo debe de estar listo ya que dos días es lo que tardan  dos  conductores  en transportar  todo el material desde Londres. El espectáculo se concibe con Imágenes,  maquetas, proyecciones,  plantas y secciones… todo  bajo el estándar o  modo de representación  propios.

Estructura y Organización son palabras claves. Imaginemos una oficina de arquitectura en la que trabajan 700 personas. En la que se produce desde grandes planes urbanísticos hasta objetos de diseño industrial. Cientos de proyectos realizándose al mismo tiempo.  Teniendo todos unos  rasgos uniformes, un modo de generación parecido, unos resultados distintos pero con la misma personalidad. El sistema funciona,  ha queda probado durante el tiempo de funcionamiento.  Se concibe como un atractor de talentos, tal vez atraídos por el nombre, la fama o los edificios producidos, hace que lleguen cientos de solicitudes todos los días. De los cuales vienen filtrados de acuerdo con las leyes del mercado para hacer una entrevista.  Existiendo una continua renovación en la que la media abarca dos años o dos años y medio de experiencia.  Los  primeros meses son de adaptación y formación.  Un proceso de aprendizaje en el que uno aprende un sistema de trabajo. Un sistema que se compone de departamentos, recursos disponibles, grafica, modelación tridimensional, visualización, sostenibilidad, urbanistas, planificadores, diseñadores de interiores, una gran biblioteca, archivo de materiales y arquitectos.  Una organización de archivos igual para todos los proyectos independientemente de la escala, de tal forma que las personas son intercambiables   con una gran rapidez.  Un control que certifique el producto, dando los mismos estándares  de representación y calidad. Una especialización y reparto de responsabilidad.  La organización se establece como una federación de estudios de arquitectura, grupos que bajo la misma firma poseen especializaciones diversas. Orientados a diversas localizaciones en el mundo así como tipologías edificatorias.  Compartiendo recursos comunes, conocimientos… No existe la figura del arquitecto entendida como un profesional capaz de abarcar todos los ámbitos. Se subdelega a favor de una especialización. El arquitecto tiene en mente el proyecto, la idea, el diseño. Se apoya en los numerosos recursos tanto internos como externos. Estructuras, instalaciones, sostenibilidad. Todo se controla pero se deja trabajar a los especialistas en cada materia, para en una última fase integrar cada una de las partes en ese todo. ¿Es este un sistema exportable?

La estructura en funcionamiento

El proyecto se concibe como una mezcla entre una primera fase de diseño  en la que se preparan numerosos estudios, incorporando otros ámbitos como orientación, sostenibilidad, fachadas inteligentes, generación de formas, panelización.  Elementos  que complejizan pero harán un desarrollo más fluido posteriormente. Para posteriormente pasar a una fase de  marketing y venta. Se diferencia entre el producto que se va  a generar en el interior   y el que se hace en el exterior. El concepto exterior ha diluido su  frontera. En esta era de información  se busca la combinación entre tiempo, calidad del trabajo y precio. Tomamos contactos en China y Argentina de tal forma que se puedan aprovechar los desfases horarios para un mayor rendimiento. Desde China llegan los primeros test por la mañana y en tiempo real se trabaja con ellos, un gran intercambio de mails para poder salvar las diferencias entre lo que ellos proponen y el resultado que perseguimos.  Cuando ellos desde Argentina empiezan a llegar algunos resultados, y se vuelve a repetir el proceso con la salvedad que nosotros cerramos cuando terminan los argentinos. Toda la información recibida se supervisa, de manera más intensa a media que se acerca la fecha de la entrega. Todo se prepara, se modifica  y se envía.  En esa semana las distancias han desaparecido. Solo existían los cambios horarios.

Reflexión

Nunca nos relacionamos con las cosas tal y como ellas son, sino sólo tal y como las construimos.  Es importante la actitud que conllevamos. Entender el entorno en el que nos ubicamos, pensar sobre los condicionantes, ampliar la mirada. Estar siempre en un estado alerta dispuesto a absorber lo que nos rodea. Los cambios que se producen y las nuevas herramientas. Relacionarse y constituir redes en las que apoyarse.  Hay que buscar   una  temporalidad de pensamiento intentando ver más allá.

“Veo, veo. Y tú ¿qué ves? No veo. ¿De qué color? No veo.
El problema no es lo que se ve, sino el ver mismo.
La mirada, no el ojo. Antepupila. El no color, no el color.
No ver. La transparencia” – José A. Valente

 

C Castro


ABOUT

Space, Form, Words is an initiative started by Silvia Polito, Ciriaco Castro and Enrique Ramos as a multilingual, open canvas for thoughts, images and ideas on architecture, art, design, video, and every sort of creative process in general

  • 40,555 visits